Tratamiento del agua en odontología

Hemos producido y patentado un aparato centralizado que filtra el agua con el proceso de ósmosis inversa, eliminando el riesgo de contaminación de la entrada de la red de agua y la desinfecta con Dióxido de Cloro estabilizado (BIOXTERIL), eliminando el riesgo de contaminación de la misma para el reflujo de los virus y de las bacterias desde la boca del paciente.

La ósmosis inversa es el proceso de filtración de agua más seguro y difuso al mundo. De esta manera se obtiene una agua no contaminada, libre de caliza y otras sustancias no deseadas.

El Dióxido de Cloro (ClO2) es universalmente reconocido como el mejor desinfectante que la ciencia ha puesto a disposición del hombre.
Gas oxidante, soluble en agua, ya se utiliza en muchos países para hacer el agua potable y tiene un poder bactericida y virucida, capaz de disolver el biofilm en las tuberías de los sillones odontológicos ya montados o capaz de prevenir la formación de los bacterios en los sillones dentales de nueva instalación: eso porque ataca la pared celular de los microorganismos y los mata incluso cuando están inactivos.

VIDEO: El aseguramiento de un estudio odontológico

NOTAS

Ósmosis inversa:
Es el sistema de filtración de agua más seguro y extendido en el mundo.
Permite la eliminación de virus y bacterias y la eliminación de partículas contaminantes de dimensiones infinitesimales garantizando la pureza absoluta de la pureza del agua.

Dióxido de Cloro (ClO2):
El Dióxido de Cloro (ClO2) es un gas, soluble en el agua, con alta capacidad bactericida, virucida, esporicida y alguicida y es por lo tanto capaz de eliminar la Legionella en sus diversas especies.
Penetra en las paredes de los microorganismos procurando la interrupción del proceso metabólico y por lo tanto previene el desarrollo de su resistencia. Es capaz de eliminar el biofilm y de prevenir su formación.

Share This